¿Livingstone? Supongo.

La mala suerte de no ser Hanibal del equipo A es que “no siempre los planes salen bien” y, en esta ocasión, me lleve una buena decepción. Arena blanca, mar de mil azules, cocoteros y una cerveza bien fría entre ola y ola, era como me imaginaba el Caribe guatemalteco al...