Volver a la escalera

No ha sido fácil despegarme de las buenas comidas que me han rodeado durante los meses de parón, pero una vez terminada la última fabada, pensar que todavía tenía 54 horas de viaje por delante, no ayudaba mucho. Y así fue, un viaje cargado de escalas, cambios de usos horarios,...