Chitwan, la próxima vez me pongo un documental.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. la vecina dice:

    Las cosas que están mal siempre pueden empeorar, menos mal que esta historia tiene final feliz, aunque se de buena tinta que el tal Octavio sigue con diarrea.

  2. ¡Joder! ¡Menuda aventura! y menos mal que al final el tigre no era un tigre, que si no ya os veo de dos maneras o siendo la merienda del tigre o regresando con los pantalones manchados de marron (y no precisamente de barro) 😀

    • hateradvisor dice:

      Jjejej! Pues la verdad que si. Menos mal que no apareció el tigre, no me querría haber visto a Octavio con una cuarta exitosa descomposición…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *