La maldición de la West Coast de Nueva Zelanda, entre sandflies y ciclones

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Felipe M. dice:

    La primera vez que escucho que un coche puede tener goteras, vaya putada debió ser.
    Me encantan tus historias bro, sigue viajando y contándolo. Te seguiré.

    • C. Benítez dice:

      Una buena faena si que fue, sí. La próxima vez que compre un coche será lo primero que pregunte ejejej.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *