La maldición de la West Coast de Nueva Zelanda, entre sandflies y ciclones

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Felipe M. dice:

    La primera vez que escucho que un coche puede tener goteras, vaya putada debió ser.
    Me encantan tus historias bro, sigue viajando y contándolo. Te seguiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas