Diario del picker precario en Canadá o como sobrevivir en la inmundicia. Segunda parte.

Ya te has transformado. Reconoces a todos los picker porque van igual que tú. Barba de varias semanas, pelo estropajo, manos naranjas que no hay forma de limpiarlas. 4 cepillos de uñas has roto ya y no hay manera. Tu sudor ha cambiado de olor hacia algo parecido...